/

Nullus locus sine Genio – ningún lugar existe sin un genio.

 

El mar compenetra Villa Las Tronas con sus aires salobres, las brisas, el bramar de las olas o el chapoteo hipnótico de la resaca.

Lo que nosotros indicamos como “carácter de un lugar” para los antiguos Romanos era la manifestación del numen tutelar conocido como Genius loci.

Nullus locus sine Genio – ningún lugar existe sin un genio, afirmaban.

Villa Las Tronas tiene un “carácter” peculiar y está impregnada de un Genius loci que la gente más sensible percibe y ama.

Un mundo a parte, del que los espíritus libres pueden dejarse conquistar: así en el pasado las princesas de Saboya, Antoine de Saint-Exupéry, Samuel Beckett, Liz Taylor y Richard Burton

 

Nos complace publicar en esta sección fotografías, dibujos, poesías, narraciones de quienes aman Villa Las Tronas como nosotros la amamos.